miércoles, 25 de noviembre de 2015

Atrapando sueños

Desde el puente "Enrique Estevan" sobre el río Tormes en Salamanca, Castilla y Léon, España.

Cada mañana, al cruzar el puente camino de la oficina, volvía, como cuando era niño, a tejer sobre la niebla los sueños que no había sabido  dormir en la noche.

Y en la media tarde, a su regreso,soltaba al aire los rotos.

Puente de "Enrique Estevan"  sobre el  río Tormes, próximo Bien de Interés Cultural de la ciudad de Salamanca. Pero para los que durante años lo cruzamos a diario, siempre ha sido Bien de Interés Querencial.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

Publicado en mi columna del periódico digital
Salamanca Rtv al Día
miércoles, 25 de noviembre de 2015.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Paso al otoño

Amanece en Miranda de Azán, Salamanca. Sábado 26 de septiembre de 2015.

En el septiembre postrero todo busca su remanso.

Suave llega la luz, graciosa se nos queda, como una niña que anda por las casa en patucos de lana, y durante toda la jornada anda por las cosas rebuscándoles su afán de miel.

Así me lo ha parecido - qué vicio de escribidor- esta madrugada, cuando bicicletando ya por rutas charras, he visto cómo se despertaban las alargadas sombras de todo lo alzado sobre la tierra.

Y más te contaría, pero es tierno el día, y el reloj nos muestra aún las horas como caramelos por desenvolver, y no es tiempo de quedarse aquí echando letrillas, ni de leer a ningún pesado como yo.

Así que al mundo, amigo virtual y de virtud, y que disfrutes del sol de golosina que ya nos trae el paso lento del otoño.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormés

miércoles, 23 de septiembre de 2015

El regreso de las mesnadas

Agustín Sánchez Hernández por tierras de Aldeatejada (Salamanca)
11 de septiembre de 2015.

Que muchos doctores tiene Salamanca, sí, pero cada vez quedan menos de estos catedráticos de la intemperie.

Yo no sé si os acordaréis de Agustín, y de su perra Luna. ( En la entrada "En la cátedra de la intemperie" de mi blog "Yo voy soñando caminos...")


Ayer, cuando venía yo bicicleteando por el camino de la Ruta de la Plata, los vi de nuevo por el gran aula de los rastrojos.

Y me alegré, pues hacía meses que no los veía.

Me cuenta que han estado por los nortes de más umbría, aunque, me dice, este año, con la sequía que arrastramos, poco se ha notado.

Se trae un nuevo secretario que desconocía,un joven mastín llamado Bola, y que mucho me ladró cuando me acercaba con la bici, y que se lo pensó mucho para dejar de hacerlo, hasta que mis credenciales de caricias le parecieron de fiar.


Y ahora ya sí que se nos va yendo el verano: cuando volvemos al curre, cuando los niños vuelven a la escuela, cuando regresan los aires de refrigerio; cuando las nubes son en el cielo heraldos del otoño, en los días en que se oye el rodar de las maletas universitarias por los adoquines hacia sus cuartos de alquiler, y a seguir tuneando noches..., y, en fin, cuando ya están en nuestros pagos los pastores y sus mesnadas.


Publicado en el diario digital
Salamanca Rtv al Día

y en 

la página digital "Viva mi pueblo" de
La Gaceta Regional de Salamanca


Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes



viernes, 28 de agosto de 2015

Tempo de oro y sueño

El río Tormes, en su viaje por Salamanca, Castilla y León, España. 26 de agosto de 2015.


Donde el tiempo sueña su oro.

Como llega el viernes; día de pirotécnicos anhelos, de alas en el calendario laboral, del beso de tornillo de la nómina mensual, cuando a las agujas de los relojes les da en la oficina por ir en piragua.

Día de maletas inquietas en las que los mapas hacen manitas con el GPS.

Día de las caras de velocidad en el río de la semana remada con esfuerzo,navegado cada minuto, acuérdate, con el esfuerzo de la sal.

Y cuando todos nos queremos viajar. 

Que es tiempo de muda, nadie ignora, de echar la piel laboral en la cesta de la colada, y perderse por donde sea.

Pero yo me quedo en mi pueblo grande, en Salamanca, ciudad que con su movimiento callado de siglos, hace, con su gran batea de la arenisca, del 
tiempo: Tempo de oro y sueño.

Visita Salamanca, amigo,como lo hacen miles de maravillados viajeros cada día.

Bienvenidos, amigos virtuales y de virtud, porque, como cada viernes, te mereces algo así. 

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes


El río de Tormes a su paso por Salamanca...

sábado, 22 de agosto de 2015

Vuelve el sudor...

Fotografía: 17 de gosto de 2015, refeljo en un charquito resistente del riego mnicipal, en la Plaza Mayor de Salamanca.
Vuelve el calor.

Regresamos a la ciudad de allende nuestros paraísos vacacionales, de los espaciosos días de asueto en nuestros pueblos, de roer con avaricia las horas que nos trajo el verano.

Pero ya estamos aquí, en las estancas horas de la oficina, en la mazmorra, otra vez, del calendario.

Y agradecidos...

Vuelve el calor del uniforme laboral, sí, y ese que anda por la casa sorbiendo el agua de la fregona olvidada en un rincón, y el que abreva como caballo en estampida en las macetas urbanas, y el que retuerce la bayeta del fregadero, porque, qué pereza, ya lo haré mañana.

Hoy, la manguera del riego madrugador y ciudadano, se ha olvidado un charquito en la Plaza Mayor, y ahí va el aire palteresco con su gran lengua de vaca, al alivio de la hora, al refriego de la piedra centenaria.

Y con él, nuestros ojos al reflejo, recordando acaso los espejismos acuosos de todo aquello que conjuramos al marcharnos, y que, una vez más, se nos está bebiendo la fiebre del día a día.

Pero la "Mariseca" señorea en el alto pináculo del cielo de Salamanca, prometiendo , de nuevo, los brotes verdes de la fiesta; un sueño más, un charquito de alivio en nuestro ánimo.


Pero hasta entonces: de nuevo el sudor, el que nos trae el pan.

Publicado en el periódico digital
Salamanca rtv Al Día.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes


- See more at: http://salamancartvaldia.es/not/89122/vuelve-el-sudor-/#sthash.OVUuQIiP.dpuf

viernes, 14 de agosto de 2015

La Magia en tu interior

Amanece en La Alberca, Sierra de Francia, Salamanca,Castilla León, España..., y en mi nostalgia.
Derechos de Ángel de Arriba Sánchez.

Os invito a visita la Sierra de Francia,en Salamanca, Castilla y León, España..., porque cada rincón te sacará la magia que hay en tu interior.

No es porque yo naciera aquí, pero, la Alberca, es un espacio singular donde los haya, un hueco telúrico en todo sentimiento, un cráter de emociones, que te despertará sensaciones que ni tú sabías que podías tener.

Hoy, 14 de agosto, empiezan su fiestas,y luego el 15, el Diagosto, y el 16, y entonces, se acrecienta el embrujo del agua, del aire, de las sombras en concejo por las calles serranas, de la noche, y de eso que tú siempre anhelas bajo las estrellas, como yo..., y cómo todos los que no pueden estar, ay, en cuerpo, como estamos con el alma vagabundo por estas calles.

Felices días serranos, amigos virtuales y de virtud.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

martes, 11 de agosto de 2015

Cuéntamelo otra vez...

Sequeros, Sierra de Francia, Salamanca, Castilla y León, España...Mi nostalgia.


Ay mi Sequeros,cuéntamelo otra vez...

Cuántas veces correteé por estas calles,donde la piedra se sabe viejos romances y la cal sirve de espejo a los buenos vientos.

Cuántas veces subí liviano la cuesta de mi calle, la del Teatro, la misma que León Felipe me dejó pintada para siempre del azul de la hoja. Y las veces que ante el mostrador del ultramarinos de Gil, hombre bueno donde los busques, le decía del arroz, del bacalao,de la lista de la madre, de unas adidas que nunca llegaron... Y que lo apunte; dice mi madre. Gil sacaba entonces su grueso cuaderno de provisión, buscaba nuestra página, me miraba con sus ojos de gran atún de ultramar, y me dejaba sisar unos polvorones, unas chucherías, y demás golosinas para engañar la rapacidaz de mi edad.

Ahora voy alguna veces, y ando por estas calles como un aire perdido que busca arbolada para hacerse sentir, como una hora con el aliento de la niebla de marzo,como un ocioso y solitario marranito de san Antón.

Ahora me vengo a las desandadas, y les pido a las calles que me devuelvan los pasos que por aquí eché; los que me llevaban al locutorio telefónico para sorber en los manguitos de la máquina, la voz, una vez más, de aquella que se fue con el verano prófugo al Mondragón serrano de sus padres.

Que me los devuelvan, ay, que me los restituyan en los cansados ánimos, que me quiero desandar la vida, que me quiero empezar otra vez.

Quiero volver al Barrero esférico de fútbol, y a La Cabezuela a ensoñar sobre la hierba el amor bajo las lentejuelas de la noche titilada. Y a la madrugadora parada del coche de línea, y a las veces que pedí que se rompiera el autocar para no salir de ti.

Háblame, oh, tierra de la nostalgia, de aquel chaval que ensoñaba por aquí simples hazañas vitales, y al que su madre le dio del nudo de su pañuelo un billete azul Zuloaga para que hiciera el Bachillerato nocturno en Salamanca, y ya no pudo volver.

Mi memoria es azul, y largas las calles del recuerdo donde las horas tienden sus sombras como orgullosos paños del Corpus.

Por favor, Sequeros hermoso, déjame escuchar una vez más aquel cuento que me decías en la infancia. Sí, hombre...,acuérdate: el de la persona que iba a ser en el futuro del reloj de la iglesia, y, que, ya ves,aún no sabido encontrar.

Ángel de Arriba Sánchez,
El Escribidor del Tormes.

viernes, 31 de julio de 2015

Adios, Julio...

Por tierras de Terradilos, Salamanca, castilla y León, España...

Un nuevo día se ha echado a rodar.

Y julio se nos va...

Como una madre hacendosa, ha hecho sus tareas. Ha hecho sus labores por los campos de Castilla. Ha llenado las despensas del grano de la mies; del trigo, de la cebada, del centeno. Ha tendido sus sábanas azules al sol secadero, y ha cumplido las cestas de las cerezas. Nos deja en el jarro de la tierra los altos girasoles para que podamos seguir soñando, nos deja una luna llena en el plato de la noche, para que podamos comer las ricas sobras al final de la jarana. Nos ha dado sus horas como camisas limpias, bien planchadas, olorosas y almidonadas en la solana de los días. Y la paja de los momentos perdidos, bien envuelta, como calcetines recién cogidos del tendedero, y listos para meter en el cajón de la ropa de los calendarios.

Ángel de arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

miércoles, 8 de julio de 2015

Viajero, si un día...



Si un día, viajero, vienes por aquí, sal de los relojes en la hora de la solana.

Que si la tarde blanca y crecida como un pan de Castilla, te pilla por los caminos por donde solo van los lagartos y las culebras, el sol te secará hasta la sombra. 

Mira, cuando te andes por acá, busca una casa que cruce como arca volteada el cielo de los espejismos del calor. Busca que tenga buena nave de teja roja, y que a babor y a estribor, la cal impermeabilice el adobe para su navegar tranquilo.

Busca un barco, sí, para cruzar las horas de estiaje en que ruge la tempestad de fuego por los rastrojos. Fíjate en que la embarcación tenga banderas ondeando en el mástil de su tendedero: un mandil, unas prendas, unos paños…, que así sabrás que es modesto el lugar donde llegas, pero muy digno el pabellón que te acoge. 

Y, sobre todo, encuentra a su patrón,que será para ti un Noé, y estará en el puente de su entrada, agarrado a su bastón como a un timón para la travesía de una tarde más.


Y pide licencia para subir a bordo, viajero. Y bebe del agua del botijo que se te ofrece, esa que bendice el paladar, come de su conversación, y escucha, como escuchan los chopos al viento vagabundo, que así sabrás que las palabras bien acogidas, son de mucha refresco y salvación. 

Y de la Historia de los libros, si quieres, también, que estos son los Arapiles de la francesada, y por aquí, por Las Torres, se anduvo en 1812 don Julián Sánchez, el brigadier de tan brava cabalgada llamado “El Charro”. 

Y déjate llevar en el feliz naufragio del verano. 

Luego agradece, como agradece la luz la luna llena, porque tuviste agua, sombra, palabras en sazón, tiempo de fresco barro. Y sigue tu camino, viajero, que en la atardecida llegarán los vecinos al portalillo, para hablar a las estrellas de todo lo pequeño que hace tan grandes las vidas. 




Ángel de Arriba Sánchez
El escribidor del Tormes



Fotografías: 
En casa de Rogelio Calvo, de 83 años, natural como su esposa de Puebla de Yeltes, Salamanca, pero afincado en Las Torres, Salamanca, donde una tarde de mucho calor me dio agua, sombra, palabra, tiempo...
5 de julio de 2015.


Gracias, Rogelio, por vuestra hospitalidad.

martes, 7 de julio de 2015

Cosechando nubes

Por tierras de pan llevar, Alba de Tormes, Salamanca, Castilla y León, España...
4 de julio de 2015

En este deporte de riesgo en que me ando estos días y llamo "Rastrojing", a veces me pasan cosas raras como las que le pasaban al bueno de Alonso Quijano. 

Serán cosas de los calores de julio que se sufren al atajar con la bici, o en corcel, que metidos en aventuras tanto da, por los rastrojos cerealistas de la ancha Castilla en busca de la emoción fotográfica.

Y ayer me pareció, qué cosas, que el bichosauro de la máquina cosechadora no devoraba el solícito trigo que le daba la tierra, sino las pocas nubes que crecían en las praderas del cielo.

En fin, no me hagáis caso, que esto bien pueden efectos de la sed que se sufre por descuido, o, simplemente, y me lo estaba callando, cosas que a menudo nos acontecen a los escribidores andantes...

Publicado en el periódico digital
Salamanca RTv al Día,
4 de julio de 2015

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

domingo, 3 de mayo de 2015

Hoy todo me crece en el pecho

Primer domingo de mayo, Día de la Madre.

Apunte en mi cuaderno de viaje sobre una piedra del arroyo Zurguén, Salamanca, España.

Hoy todo me crece en los ojos.

Y en el pecho...

Porque digo Maternidad, y oigo Creatividad, Vida, Posibilidad,Futuro...

Para ti, que eres madre, y tienes a alguien por ahí a quien se le hace enorme la gracia de estar vivo cuando piensa en ti.


Y para las madres todas; semillas de donde venimos...
Publicado en el periódigo digital
Salamanca rtv al Día,
Domingo 3 de mayo de 2015

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

sábado, 11 de abril de 2015

Pasión de viernes

Mediodía en la Plaza Mayor de Salamanca, España, viernes 10 de abril de 2015.

Algún día te contaré esto que estoy escribiendo.



Habrá , tal vez, una ocasión en que te confiese que te esperé entre la cofradía de los días, y que te añoré en la Santa Semana pasada, como en tantas otras. 

Que no pudiste venir; ya lo sé.


Y hoy era la hora fértil en la plaza nuestra. A las doce; me dijiste, y allá me fui.


Callados los tambores, silenciados los clarines, llegados los pasos a su descanso: era el tiempo de nuestra pasión.


Iban las nubes nazarenas por el cielo cárdeno, cuando te vi llegar procesionando tu gracia bajo la lluvia. Y me escondí; fui oculto de columna a columna para no quitar pedestal a tu llegada.

Y qué resurrección del minutero, y qué redención había en nuestras miradas cuando estuviste en lo cierto del momento.

Cielo de ceniza, pavesas enamoradas las de la lluvia, y brasas en nuestros alientos.

Tú sabes quién eres; yo bien sé quién soy cuando estoy contigo. 

Lo demás no te lo he dicho, aunque tal vez los sepas, porque vosotras lo conocéis todo..., pero ya sabes que el amor es todo llaga, espera, gozo y martirio, largos capirotes de la duda, sangrado en los relojes, la muerte patibularia de los adioses...


Algún día te contaré lo que me han hecho decir estas palabras. 

Alguna vez, sí: bajo una manta,a la lumbre que hacen dos cuerpos recostados, y caiga, como hoy, la lluvia de abril que todo fecunda. 

Entonces sabrás que una vez pude conocer el instante preciso de la gracia.


Publicado en el periódico digital
Salamanca rtv al Día
viernes 10 de abril de 2015


Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

miércoles, 8 de abril de 2015

Memorias de Kenia

Añadir leyenda

Fue por un libro que a veces me llegan recuerdos de África, sin haber estado allí nunca.

Sí, es gracias a unas páginas que todos sabemos que Isak Dimesen tenía una granja al pie de las colinas del Ngong, y que contaba muy buenas historias a sus amigos después de la cena junto a la lumbre.

Fue ayer, Viernes Santo, cuando la noticia de otra tragedia de la intransigencia nos llegó de manera lenta, sufrida, y tan descarnadamente emocional como cualquier procesión de las que esta semana duelen nuestras calles hispánicas.

Y es que para algunos cristianos los tiempos de la Pasión están muy vivos.

Ocurrió en la noche del miércoles al Jueves Santo. El Golgota en esta ocasión fue la Universidad de Garissa, en Kenia. Este campus cuenta con 815 estudiantes que acuden allí para escuchar lo que los hombres han escrito en la memoria de los libros plurales durante siglos, y a guarecerse de las fieras de la ignorancia, en esa gran sabana de fuegos encendidos que son las aulas universitarias. Muchos de ellos se preparaban en la biblioteca universitaria en esa hora tardía, para el calvario benéfico que resulta siempre todo examen; y fueron los primeros abatidos por un grupo reducido de asaltantes que aparecieron metralleta en mano. Eran miembros de la milicia somalí y yihadista Al-Shabab (que significa "los jóvenes", qué ironía).

Luego subieron a los dormitorios, donde la mayoría dormía sus sueños de futuro. Los recorriero como leones hambrientos de odio, y habitación por habitación iban preguntando. Y es que ocurre que a los terroristas también les gustan los libros, pero debe ser solo su Corán, pues ya el año pasado pararon un autobús con 30 pasajeros cerca de la ciudad de Mandera y fueron preguntando a los viajeros versos de su libro...Murieron aquel día 28 por no saberse la lección.

Qué tremenda evaluación.

Ayer aconteció de manera similar, y los individuos preguntaban a los estudiantes durmientes si eran cristianos , en un país como Kenya en el que el 80 % son cristianos, y el 12 % musulmanes.

Murieron 148, resultaron heridos 80, y de nuevo, miles y miles de familias doloridas...

Qué Calvario con estos malos musulmanes que no saben que "Islam" significa "Paz" "Concordia", "Confraternidad", y no muerte por aquí y por allá para los que no piensan y sienten como ellos.

Ya son 70 mil los atroces pistoleros, o degolladores, o quemadores, o explosinadores...,del estado islámico del terror.

Llegados hasta aquí, uno se pregunta para qué decir palabras es su contra, garabatear dibujos para honrar a las víctimas de acá y de allá...Pero la luna, que hoy está en su plenitud de luz reflejada, me dice en la madrugada que hay que hacerlo para parar a los 5.000 europeos se han unido a ellos, y a todos los demás,y, sobre todo, por si a algunos de los que ahora están haciendo las maletas en nuestras ciudades para unirse a esa comandita del crimen ceremonial deshace la intención.

Y uno sigue, aunque solo sea para que a unos pocos de ellos, o a uno siquiera, o a un medio de ellos, les diera por reflexionar y abandonar sus carnicerías. Porque entonces, bien invertido estaría el empeño; pues siempre es mejor derramar tinta que sangre.

In Memoriam para todos los jóvenes estudiantes que en un nuevo día de flagelación de la libertad y dignidad humana, perdieron su vida en Kenia.

Publicado en el periódico digital
Salamanca rtv al Día,
sábado 4 de abril de 2015


Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes




Cosas quijotescas, que no cervantinas...



Hay ciudades tan descabaladas, tan falta de sustancia histórica,
tan traídas y llevadas por gobernantes arbritarios, 
tan caprichosamente construidas en desiertos...
 
Sobre Madrid, "Tiempo de Silencio" , 
Luis Martín-Santos.


Sepa usted, mi señor don Quijote... 

Sepa vuesa merced que le han escarbado los huesos al que nos sacó por estos derroteros de las letras. 

Ya ha visto que los madriles no son lo que eran. Quién le hubiera adivinado el porvenir a este poblachón manchego de luz calina y mucho reclamo. He sabido que se han gastado 140 mil de esa moneda que ahora timbran y que llaman euro. Muchos maraveríes han de ser, mi señor, para andar rebuscando tumbas en pos de lo que quede de don Miguel. Y esto en un país en el que están cerrando dos librerías al día, y las letras no se leen sino de oídas. 

Y dice la que manda aquí, la alcaldesa de nombre Botella, que como, yo no sé si maese se acuerda, aquel otro Botella que nos impuso el Napoleón, no es muy querida, y llegó más que nada por su filiación, y como aquel también se nos va a ir por cerros de Úbeda o de cualquier otra parte. Pues sea que ha dicho esta señora, que habiendo encontrado unos huesesillos de nuestro padre en el viejo convento, así, como quien ve lo que queda de una perdiz en la mesa de una de las posadas de nuestras andanzas, que le pondrá urna, y placa, y que habrá de ser el hito turístico más importante de la Ciudad. 

Qué cosas, uno diría que son asuntos de electoralía, que es esa caballería andante que hacen en estos tiempos los políticos cada cuatro años. 

Y hablando de políticas, mi señor, la que han propuesto para alcaldesa de este castillo, es una mujer de mucho empaque, que la llaman la "Espe", y anduvo en rifirafes con los alguaciles que cuidan del aparque de las carretas por las rúas. Y la pone otro gallego que ahora es el valido en España. Y es registrador de la propiedad, y así escribe los asientos en su libro de listas. A mí, que sabido es que soy de pocas luces, esto me parece como poner al "Dioni",aquel, acuérdese, que robó un furgón con las bolsas de los dineros, de ministro de los interiores de mucha saya, menudos,y mordaza; o al Rodrigo Rato de mandamás de la economía, otra vez.

Este Rodrigo, le digo, fue el que guardaba los cuartos en esa Isla Barataria que es la Banca de este siglo, y el que hasta tuvo las llaves de los arcones del grano de los mercados mundiales. A él, como a nuestro don Miguel, cuando le mandaron por los silos de recaudo para la vencida armada de nuestro rey, también se le despistaban las tarjetas de la recaudación. Pero sea, pues si no es por esa contaduría rota, no hubiera habido cárcel, y sin mazmorra, las musas no hubieran visitado al maestro, y nosotros no andaríamos por las páginas que nos andamos. 

Y ahora andan todos en bandos también, como siempre. Dicen que si la derecha, que si la izquierda, los de las periferias, o los del lado del medio que más arrebañan. El de la izquierda es un tal Pedro Sánchez, buen mozo e hidalgo que yo no sé si habrá tenido noticia de él. Pues le digo que lo metieron ahí y andaba el hombre muy descosido y como sin sombra. Y hubo de notarlo por las noticias que le llegaban de Al Andalus, que hizo de su capa un sayo y se dijo: ¡De perdidos al Manzanares! , y ahí que descabezó al tal Gómez y puso a un Gabilondo que venía de las vascongadas. Y muchos gavilanes hay por estos cielos, y al agua patos, mi señor, que el ejemplo cundió, y el gallego del que le he dicho, descabezó también a un tal González de mucha hacienda política por esta capital. 

Y luego están esa gente joven, de mucho bártulo de universidad, que saca la estudiantina por las azoteas de los patios de la política. 

Y van pudiendo, y van pudiendo estos tunantes... 

Mira, amigo Sancho: yo no sé por qué te ha dado hoy por entretener mis caminares con esta murga que me estás dando. Allá se las entiendan los hombres con sus cuentos de urna. Que lo nuestro es deshacer entuertos, sí, pero que, lo que te escucho, es mucha aventura hasta para los caballeros de los de lanza en astillero... 

Y otra cosa, fiel escudero, como pille al escribidor que esta historia escribe, no habrá de tener costillas para que le rompa yo lanzas. 

Silencio, Sancho, déjate por hoy de molinos, y atente al camino, que la jornada es larga y fatigosa.

Y dicen que el buen Sancho se calló. 

Vale.

Publicado en el periódico digital
Salamanca rtv al Día,
miércoles 1 de abril de 2015

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

martes, 17 de marzo de 2015

De vuelos figurados

Palomas de bronce en monumento, y espadaña de la iglesia en la Plaza Mayor de 
Carbajosa de la Sagrada, Salamanca (España).

¡Apártalos amado,
que voy de vuelo !
Cántico espiritual, 
San Juan de la Cruz



Yo de muchas cosas entiendo poco, y de mística: nada.

Tampoco quiero entender de las glorias electorales con las que en estos días aparecen las gentes de bronce en nuestras plazas. Ya sabéis: esos que solo ahora se descorbatan y desde sus atriles nos cuentan las ingenierías aéreas que harán durante los próximos cuatro años, y nos callan de lo veniales que han sido sus pecadillos de corruptelas varias.

Ahora que le da a mi vuelo por alzarme,pienso que de mística nadie entiende, pues en cuanto lo hace, de lo que hablamos es de literatura, y de la buena.

Oh, oscuras noches de casi todo.

Y acaso entender de política no sea oficio menos gaseoso. 

Pero estábamos con las infusas ciencias del decir, de esas palabras que hervidas en el espíritu nos dejan páginas reparadoras, estimulantes y digestivas como tisanas. 

El próximo 28 de marzo se inicia el año de celebración de los 500 años del nacimiento de una excelsa escritora: Teresa de Cepeda y Ahumada, que, como Juan de Yepes, entendía mucho de muchas cosas de su tiempo terrenal, y de mística: casi todo.

Ambos por sus decires silenciosos, llegaron a santos, y en este Año Teresiano andaremos todos bailándole las letras a la santa, pues en esta España nuestra, si no hay pandereta institucional,parece que apenas sabemos danzar.

Y qué bien danzamos cuando nos llegan estos tocando sus subidas músicas políticas, a nosotros, la ciudadanía, que andamos sin saberlo más místicos que nunca, más teresianos que ni sé, con ese sin vivir en nosotros que nos traemos con la crisis, esperando tan altas glorias de las urnas que morimos  por cualquiera que prometa la resurrección laboral, social, o vaya usted a saber... 

Y tan de precario siempre, convocando a los dioses del Mercado para que llene nuestros pucheros de la lenteja de la Armuña, o del garbanzo pedrosillano.

Esto es lo que pensaba al llegar de mi excursión bicicletera de Alba de Tormes (lugar donde murió santa Teresa de Jesús en 1582) y sentarme en la Plaza Mayor de Carbajosa de la Sagrada. Aquí hay un monumento que representa dos palomas de bronce, tan ufanas ellas sobre atriles de pulido granito, tratando de alzar un vuelo metálico y figurado.

Próxima está la iglesia, y en la iglesia la espadaña, y en la espadaña  dos campanas de un metal que sí proclama verdad, y un nido; y en el nido dos cigüeñas afanosas , y  ya luego el unánime cielo.

Y pensé en todos nosotros, gentes de mudo acero a la espera de un buen replique, allí siempre en las  altitudes de nuestras intemperies, en  nidos hechos rama a ramita durante tantos años que amenazan los vendavales del desahucio; aves, en fin, de vuelos reales, ciertos  y a menudo tan quebrados en pos del pan cotidiano.

Pero seguro que todo esto me lo dictó el cansancio de mis rodadas, y por esto me ha  salido tan terrenal la cosa, tan de economía real estas letrillas. Y es que ya se sabe que los viajeros anónimos solo traemos del camino lo mismo que traería Teresa cuando hacía este mismo trayecto: un largo afán y  polvo que sacudir de las sandalias.

Y tened cuidado, que ellos, ya sabéis, están de vuelo.


Publicado en el periódico digital
Salamanca RTV al Día,
miércoles 18 de marzo de 2015



Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes











viernes, 27 de febrero de 2015

Crónica de a pie del Estado de la Nación


Esta semana se ha celebrado en nuestro Congreso de los Diputados el debate del EL ESTADO DE LA NACIÓN, en donde han intervenido todos los grupos con representación parlamentaria.

Y los que parlamentan mucho, pero todavía no tienen representación: también...

Ha sido un debate muy televisado, radiado, difundido a retales por internet, periodicado, tertuliado y comentado, como siempre, por las barras de nuestros bares, esos hemiciclos del chateo patrio.

Pero aquí os dejo la impresión de un hombre de a pie, de calle, como tú :

Ensayo de  procesión de la Cofradía de mi barrio , El Zurguén, Salamanca, España,
para la próxima Semana Santa.


El Estado de la Nación
El primero en hablar fue el Hermano Mayor. 

Es de flema gallega y le cuestan hasta los nonosílabos, pero leches, esta vez sí que se explayó. Empezó diciéndonos que sí, que la cosa estaba pesada, pero que era por la herencia del pasado. Que la carroza se la habían dado de mala tabla, vieja y carcomida, pero que él con unos recortes aquí y allá, nos la había dejado bien ligera, ¿o no?


Siguió con que había parado a los ingenieros alemanes que nos querían cambiar la madera patria por el aluminio comunitario, pero que no lo había permitido, pues la tradición: es la tradición. 

Y terminó diciendo que este año habría para cada día un bocata de jamón para todos, y hasta una cervecita, fíjate, aunque como dicen mis compañeros de fatigas, esto será porque hay elecciones en la cofradía.

Luego habló el hermano ese nuevo. el recién llegado, ya sabéis... 

Nos vino con su arenga escrita en un papel, y se le notaba que no sabe todavía llevar el paso de los tambores, así que no sabíamos si ir con él a ritmo de rumba, de salsa, de zapateado flamenco, o quedarnos quietos, y al Hermano Mayor le faltó poco para pegarle.

Por allí apareció también una pidiendo la paridad de costaleros, dos chicas en topless, y otros que sólo querían procesionar por su santa casa, y, en fin, más gentes de varia devoción cada una pidiendo para su parroquia.

Y mientras, la otra jugando en su consola pasando de la procesión, y unos muchos nos gritaban desde un solar próximo que cuando ellos entren en la Hermandad, la Semana Santa se va a acabar.

Y nosotros cargando con el paso del país, arrimando el hombro enrojecido a la cosa común, descalzos por necesidad más que por devoción, siempre al son que nos tocan los mercados. 

Y así todo todo el día, sin que nadie te salga a cantarte una buena saeta.

¿Sabéis qué os digo?... Que esto de ser costalero español es para desmayarse, sobre todo cuando veo mi nómina nazarena cada mes, así que dejarme que me siente,que tome un poco de aire fresco, si es que queda, y que alguien llame a un médico, que me siento desvanecer...

No sé cómo estará la Nación,la verdad, pero este menda va ya con los huesos molidos.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes

sábado, 10 de enero de 2015

Días sin efemérides

El río Tormes a su paso por Salamanca, España. Vista de su Puente Romano.
Tarde del 8 de enero de 2015.


Me gustan los días en los que parece que no pasa nada.

Procuro las fechas en las que el dolor, la pena, la muerte, se quedan sin dientes, en los que duermen lo egregios del santoral y enmudecen las pirotecnias forzadamente festivas.

Señalo en mi calendario ese lunes, aquel miércoles,el otro domingo, este día..., en que la única primera plana que quiero ver son unos ojos.

Amo aquellos ratos perdidos en que andamos lentos, y, me acuerdo, sólo leía los titulares, las columnas y los comunicados que salían de unos labios callados.

Busco las horas quietas, las que gravitan sobre su eje sencillo, amigo, como cuando nos sentábamos en la silla de enea a hablar de nuestras cosas futuras.

Ese día quiero, como tú, como el otro..., en que el pan se deja ganar sin aspamientos, en el que en la huebra que nos ha tocado para la jornada, nuestro arado no topa con las piedras ni se enzarza en la maleza de los problemas.

Cuando no se necesitan comités, ni reuniones ejecutivas, ni salas de prensa,ni subidones de la Bolsa, ni subsecretarios para anunciar que se está existiendo.

Me gustan los días ensimismados; esos que no dejan de mirarse en los espejos de su instante como hacemos todos en los escaparates cuando nadie nos ve.

Hay momentos en que la dicha necesita de poco para arder: apenas un río calmo en su curso hacia un océano lejano, tan solo un instante que parece vacío.

Y mientras nacen niños, alguien encuentra un buen trabajo, los enamorados sirven al amor, y a uno le toca la lotería, y a un tendero triste alguien le sonríe; y una mujer regresa a casa fatigada pero feliz de ver a su familia, y un ministro firma una ley,y hay manifestaciones por las calles del descontento, y amantes hay se reunen en hoteles sudorosos, y sirven el rancho en las cárceles y en los cuarteles; y se oye el júbilo en los patios de los colegios, y las viudas lloran en los sepelios, y pasan aviones por el cielo y se sufren atascos en las ciudades, y una guerra acaba de empezar, y un anciano echa migas a las palomas por todas las plazas del mundo...

Sí, son esos días en los que nada ocurre, y en los que nada deja de acontecer.

Y en los que nuestra vida, ay, sigue hacia el insobornable mar de Manrique.

Publicado en el periódico digital
Salamanca RTV al Día.
Miércoles 25 de febrero de 2015.

Ángel de Arriba Sánchez
El Escribidor del Tormes